El devastador negocio del tráfico de arena

0

El rápido crecimiento urbano del planeta ha convertido este material humilde en un bien escaso

terreno-mar
En Tuas, al oeste de Singapur, se ha ganado terreno al mar durante los últimos años para la construcción de un megapuerto. SIM CHI YIN

Bucear por uno de los mayores arrecifes de coral en las prístinas aguas de las islas Gili. Recorrer las infinitas playas de arena blanca de Lombok. Sucumbir a la cautivadora espiritualidad de Bali. Maravillarse con los templos y volcanes de Java. Descubrir los orangutanes de la selva de Borneo. Sorprenderse con los dragones de Komodo. Son algunas de las maravillas de Indonesia, país de ensueño compuesto por 17.500 islas. Un paraíso que corremos el riesgo de perder, porque se está hundiendo lentamente.

¿El motivo? La actividad clandestina de los ladrones de arena, que de noche se acercan a las costas para robarla y venderla en el mercado negro. A principios de la década de 2000, el comercio ilegal de arena en Indonesia llegó a una situación tan extrema que el país empezó a perder territorio. Hoy día, unas 25 islas ya han desaparecido, y con ellas, sus playas.

La arena es hoy el recurso natural más demandado del mundo, después del agua y por delante de los combustibles fósiles. Se ha convertido en un bien muy cotizado, imprescindible para las civilizaciones modernas. “Nuestra sociedad está literalmente ­construida sobre arena”, reconoce Pascal Peduzzi, jefe de la Unidad de Cambio Global y Vulnerabilidad del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y autor del informe Arena, más escasa de lo que uno cree (2014).

trafico-arena
Una inmensa grúa para dragar fondos extrae arena del lecho marino para una nueva terminal del puerto de Tuas, en la costa oeste de Singapur. VII (CONTACTO)

Todo lo que nos rodea contiene arena: el cemento, el vidrio, el asfalto, los aparatos electrónicos. Hasta los plásticos, los cosméticos o la pasta de dientes contienen este elemento. Pero su principal uso es la construcción, que consume una cuarta parte de la arena del planeta. Debido a los granos angulares y desiguales de la arena de playa, esta se adhiere mejor al hacer cemento; de ahí que el boominmobiliario devore cantidades ingentes de este recurso. La escasa regulación en muchos países alienta la presencia de redes mafiosas.

Leer más en EL PAÍS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar