Contra el cierre de la ETS de Ingeniería Civil (UPM)

0
  • El rector de la Universidad Politécnica de Madrid le pone fin

  • Se acaba el Grado en Ingeniería Civil de la ETSIC

Desde el Rectorado de la Universidad Politécnica de Madrid, sin previo aviso, en septiembre del año pasado, el rector Guillermo Cisneros convocaba a los estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil de la UPM a una reunión en el salón de actos, y allí a bocajarro, en el mismo lugar donde en el acto de fin de curso pasado pocos meses atrás les reconocía su nivel académico y la notable valoración de su trabajo en las empresas del sector, les decía ahora que su titulación no tenía certificados de calidad y que no habría matrículas de nuevo ingreso el año siguiente. Es decir, se acaba el Grado en Ingeniería Civil de la ETSIC.

Aunque desde ese primer instante era por todos sabido que estar o no en posesión del certificado ABET o EUR-ACE no era la verdadera causa de esa decisión, la preocupación creció entre el personal de la Escuela (PDI, PAS) por saber si podrían mantener su puesto de trabajo, entre los alumnos por saber si podrían o no terminar sus estudios, y qué hacer por lograr obtener los famosos certificados de calidad para su Escuela que dieran prestigio a la Universidad.

Pero cuando el rector mostró sus verdaderos planes, aquellos que hurtó a los estudiantes en su reunión, y rompiendo sus enconadas promesas electorales de no cerrar ni fusionar centros ni títulos de Grado, propuso la absorción de la ETSIC por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (ETSICCP), aquellos que aún albergaban la duda se dieron cuenta de que el problema no eran los certificados (imposibles de obtener con los ínfimos recursos que la Universidad estaba dedicando a la Escuela), sino que su “clarificación de la oferta académica de la Universidad” estaba escorada a fines más espurios, es más, ANECA advertía que el Grado en Ingeniería Civil y Territorial introducía confusión en la oferta académica de la UPM, tanto por “Ingeniería Civil” como por “Territorial”. Parece que el rector premia a quienes originan el problema.

La UPM quiere sustraer el Grado de Ingeniería Civil nacido en la antigua escuela técnica para “dárselo” a la antigua escuela superior, es decir, que los ingenieros de Caminos que se equivocaron al adoptar el Plan Bolonia en el sistema universitario queriendo distinguirse por su nombre, tenga ahora la oportunidad de corregir su error y adoptar el nombre internacionalmente conocido que se reservó la ETSIC.

Dicho de otro modo, la UPM quiere mantener los privilegios a la Escuela de Caminos para primar un grado que, a diferencia del de la ETSIC, no es finalista. Este título no está diseñado para salir a trabajar, la tendencia que marca la sociedad, sino como dice claramente en el documento Verifica que la Universidad tiene colgado en su web y que remitía a ANECA, para proseguir estudios al Master de Caminos.

Leer artículo completo en El Economista