¿Qué edad tiene el árbol más viejo del mundo?

0

El ejemplar más longevo del mundo tiene 9.550 años. Ha pasado toda su vida en el mismo lugar y su crecimiento radial, el que da lugar a los anillos de crecimiento, está relacionado con la evolución de las temperaturas y las precipitaciones

Los árboles son auténticos testigos de la evolución del clima. Así, el patrón de anillos que se forma durante toda su vida revela las variaciones ocurridas en las condiciones ambientales en las que creció, sobre todo las climáticas.

¿Cómo se forman los anillos de crecimiento de los árboles?

Al cortar el tronco de un árbol se ve una serie de anillos concéntricos, que son resultado de que, en climas templados, su crecimiento es más rápido en primavera y verano, dejando una capa de madera temprana de color claro. Al final del verano y principios del otoño, el árbol agrega una capa de madera tardía más oscura y densa. Estas capas aparecen como anillos en la madera. Así, un par de anillos –uno claro y otro oscuro– equivale a un año de crecimiento.

¿Todos los árboles tienen estos anillos?

Es la fluctuación climática entre las estaciones la causante de los anillos de crecimiento. Las selvas tropicales no experimentan los extremos de invierno y verano que se ven en los bosques de zonas templadas. A menudo, los árboles tropicales crecen de manera similar todo el año, lo que significa que los anillos de crecimiento no son evidentes. No obstante, las regiones tropicales experimentan cambios de estaciones lluviosas a estaciones secas. Los anillos de crecimiento de algunos árboles tropicales, como la teca, reflejan estas variaciones en la humedad estacional. Otros, sin embargo, no presentan anillos anuales visibles, sino unos anillos más sutiles, que solo pueden ser identificados por el análisis químico y microscópico de la madera.

A partir del análisis de los anillos de crecimiento anual de un árbol, la dendrocronología estima su edad y los cambios ambientales que sufrió

¿Cómo se estima la edad de un árbol?

Contar los anillos desde el último formado junto a la corteza y el centro del tronco permite determinar qué edad tiene un árbol. Es el principio básico de la dendrocronología, la ciencia que, a partir de la observación y análisis de los anillos de crecimiento anual de las especies leñosas, es capaz de establecer su edad y los cambios ambientales a los que han estado sometidas y que han sucedido en el territorio donde vivieron. Cuando las condiciones climáticas son favorables al crecimiento y no interfieren otros factores, los anillos son más anchos. Por el contrario, serán más estrechos en periodos fríos, si estamos en entornos de montaña o durante episodios secos, allí donde el factor que más limita el crecimiento es la humedad. Cualquier componente ambiental que afecte al crecimiento de un árbol puede estudiarse a partir de sus anillos. Repetidos incendios forestales, aludes, inundaciones o movimientos de ladera que afecten al crecimiento del árbol pueden analizarse a través de las huellas que han dejado en los anillos de crecimiento.

Leer más en HERALDO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar