Mil especies de plantas y animales en peligro de extinción, según Evaluación Global

0

La IPBES reveló en su más reciente evaluación global acerca del estado de la diversidad biológica, aprobada en su séptima reunión plenaria realizada en Paris, que al menos mil especies de animales y plantas están en vía de extinción

El organismo, integrado por 132 países, catalogó la situación como una “declinación peligrosa de la naturaleza sin precedentes” ante la tasa acelerada de extinción de especies. El panorama resulta desalentador cuando, además, el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) reitera que la respuesta global actual a estos fenómenos es insuficiente, por lo cual se hacen indispensables y urgentes “cambios transformadores” que restauren y protejan la naturaleza, dando paso al bien común sobre el interés particular.

«La evidencia abrumadora de la Evaluación Global de IPBES, desde una amplia gama de diferentes campos de conocimiento, presenta una imagen ominosa», dijo el Presidente saliente de IPBES, Sir Robert Watson. “La salud de los ecosistemas de los que nosotros y todas las demás especies dependemos se está deteriorando más rápidamente que nunca. «Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, medios de vida, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida en todo el mundo».

Sin embargo, para Sir Robert Watson el informe es un campanazo de alerta que al tiempo nos invita a realizar lo que él llama “cambios transformadores” en todos los niveles, desde lo local hasta lo global. De esta manera, la naturaleza aún podrá conservarse, restaurarse y usarse de manera sostenible en pro del cumplimiento de la mayoría de objetivos globales.

“Por cambio transformador, nos referimos a una reorganización fundamental de todo el sistema a través de factores tecnológicos, económicos y sociales, incluidos paradigmas, objetivos y valores.
Los Estados miembros de la Plenaria de IPBES ahora han reconocido que, por su propia naturaleza, el cambio transformador puede esperar la oposición de quienes tienen intereses en el status quo, pero también que esa oposición puede superarse por un bien público más amplio», dijo Watson.

Según el comunicado de prensa de la IPBES, este informe sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas es el más completo jamás realizado, y el primero intergubernamental de este tipo el cual se basó en la histórica Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de 2005, que representó formas innovadoras de evaluar la evidencia científica.

Recopilado por 145 autores expertos de 50 países, en los últimos tres años, y con aportes de otros 310 autores contribuyentes, el informe evaluó los cambios en los últimos 50 años, proporcionando un panorama completo de la relación entre las vías de desarrollo económico y sus impactos en la naturaleza, ofreciendo también una gama de posibles escenarios para las próximas décadas.

Basado en la revisión sistemática de alrededor de 15.000 fuentes científicas y gubernamentales, el informe incluyó, por primera vez en esta escala, el conocimiento indígena y local, en particular sobre temas relevantes para los pueblos nativos y comunidades locales.

La evaluación en cifras

“La abundancia promedio de especies nativas en la mayoría de los principales hábitats terrestres ha disminuido en al menos un 20%, en su mayoría desde 1900. Más del 40% de las especies de anfibios, casi el 33% de los corales re-formadores y más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados”.

El panorama es menos claro para las especies de insectos, pero la evidencia disponible estima que el 10% está amenazado. Al menos 680 especies de vertebrados fueron llevadas a la extinción desde el siglo XVI y más del 9% de todas las razas domesticadas de mamíferos, utilizados para la alimentación y la agricultura, se extinguieron en 2016, y al menos mil razas más están amenazadas.

En cuanto a impulsores directos de transformación de la naturaleza, los autores de la evaluación clasificaron, por primera vez a esta escala y basándose en un análisis exhaustivo de la evidencia disponible, los cinco factores con mayor impacto global relativo hasta el momento: cambios en el uso de la tierra y el mar; explotación directa de organismos; cambio climático; contaminación y especies exóticas invasoras.

A pesar del progreso para conservar la naturaleza e implementar políticas, el informe destaca que los objetivos globales de conservación y uso sostenible de la naturaleza, incluso a 2030, no se alcanzarán con las trayectorias actuales a menos que sean implementados cambios transformadores de tipo económico y social, sin obviar factores políticos y tecnológicos.

Para finalizar, el informe presenta una amplia gama de acciones hacia la sostenibilidad y vías para lograrlas en sectores como la agricultura, silvicultura, sistemas marinos y de agua dulce, áreas urbanas, energía, finanzas entre otros.

En este aspecto, destaca la importancia, por ejemplo, de adoptar enfoques de gestión integrada e intersectorial que tengan en cuenta las concesiones de la producción de alimentos y energía, la infraestructura, la gestión de aguas dulces y costeras, y la conservación de la biodiversidad; asimismo, políticas futuras sostenibles para la evolución de los sistemas financieros y económicos globales que se alejen del paradigma limitado actual del crecimiento de la economía.

«La IPBES presenta la ciencia autorizada, el conocimiento y las opciones de políticas a los tomadores de decisiones para su consideración», dijo la Secretaria Ejecutiva de IPBES, la Dra. Anne Larigauderie. «Agradecemos a los cientos de expertos, de todo el mundo, que han ofrecido su tiempo y sus conocimientos para ayudar a abordar la pérdida de especies, los ecosistemas y la diversidad genética, una amenaza verdaderamente global y generacional para el bienestar humano».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar