El calentamiento del agua está matando a la estrellas de mar

0

La subida de las temperaturas marinas a consecuencia del calentamiento global causado por el hombre las hizo más vulnerables a un virus letal

estrella-mares-europeos

En diciembre de 2013, la bióloga Drew Harvell paseaba por una playa de Seattle, en el Estado de Washington, cuando descubrió cientos de estrellas de mar muertas o moribundas en la arena. La marea había arrastrado cuerpos enteros, brazos que andaban solos y fragmentos reducidos a una masa blanquecina. Era una masacre. Antes de aquello, a Harvell y su grupo de investigación en la Universidad de Cornell ya les habían llegado noticias de un aumento de la mortalidad de estos equinodermos, pero tuvieron que bucear bastante -literal y metafóricamente- para llegar a la conclusión de que millones de ellos estaban sucumbiendo a todo lo largo de la costa del Pacífico, desde México hasta Alaska. Primero les aparecían unas marcas en la piel, después empezaban a perder la ‘carne’ de los brazos y estos se les caían. Finalmente, morían. Seis años después, los científicos acaban de encontrar al culpable: la subida de las temperaturas marinas a consecuencia del calentamiento global causado por el hombre las hizo más vulnerables a un virus letal.

Harvell y su equipo, que han publicado sus conclusiones en la revista ‘Science Advances’, comprobaron que el microorganismo causante de la atrofia afectaba a unas veinte especies, pero se centraron en la población de estrella girasol, la más castigada. Sus conclusiones fueron que la mortandad de estos animales del fondo marino estaba claramente relacionada con el fenómeno conocido como La Mancha (The Blob), una enorme lengua de agua caliente de unos 1.600 kilómetros de longitud y 90 metros de profundidad que entre 2013 y 2015 se extendió a lo largo de la costa oeste de Norteamérica.

El aumento de 2,7 grados de media en la temperatura del océano -hasta 6º en las playas de California- tuvo efectos devastadores en cadena, ya que favoreció la floración masiva de algas tóxicas y provocó la muerte de leones marinos, ballenas y aves. En el caso de las estrellas, los investigadores no saben si el ambiente más templado fue el causante directo de la carnicería o actuó como desencadenante de la epidemia, al debilitar a estos organismos frente al ataque del agente patógeno.

Leer más en IDEAL

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar