100 años de los Parques Nacionales

0

Casi al mismo tiempo que Estados Unidos creaba, hace un siglo, su célebre sistema de National Parks, España aprobaba en 1916 la primera Ley de Parques Nacionales, lo que convierte a nuestro país en un auténtico pionero en el terreno de la conservación de la naturaleza. La Montaña de Covadonga y Ordesa fueron los primeros. Hoy suman 15. Los recorremos.

pn

P. N. de Aigüestortes y lago de San Mauricio. Encajado en plena cordillera pirenaica, al norte de la provincia de Lleida, este fue el quinto parque nacional de España, establecido como tal en 1955. Sus principales señas de identidad son sus más de 200 lagos glaciares o estanys y sus espectaculares paisajes de alta montaña, que incluyen los impresionantes riscos de Els Encantats o el del Montardo y sus característicos meandros de alta montaña (aigüestortes). Atesora además infinitos bosques de abeto. Su visita puede conjugarse con una ruta por el val de Boí y su rico patrimonio de románico rural catalánpn2

P. N. Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. Estamos ante uno de los ecosistemas insulares mejor conservados de todo el Mediterráneo. Félix Rodríguez de la Fuente lo definió como «el Mediterráneo de Ulises, a una hora de Palma». El conjunto comprende la isla principal de Cabrera, la isla Conejera y un grupo de quince islotes que esconden frecuentes cavidades y cuevas submarinas. Un paraíso también para la observación de aves marinas. En la foto (Shutterstock), la península de Ensiola.

pn3

P. N. de Doñana. Las marismas, lugar de paso, cría e invernada de aves europeas y africanas han dado prestigio mundial a este espacio único en biodiversidad que descansa al oeste del Guadalquivir. Tal es la riqueza que a su nivel de protección hay que añadir un título, el de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Junto al humedal, Doñana alberga playas, dunas, cotos (zonas de matorral) y la zona de vera donde viven numerosas especies, algunas únicas y en peligro de extinción, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

Leer artículo completo en EL MUNDO.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar