La ingeniería que conecta el mundo

0

Caminos está detrás de las carreteras, trenes y puertos. Superada la crisis, el paro en la profesión ha caído al 5 % y los alumnos trabajan antes de acabar

En la Escola Técnica Superior de Enxeñeiros de Camiños, Canais e Portos (UdC) se ofrecen dos titulaciones clásicas aunque de nombre nuevo: el grado en Tecnoloxía da Enxeñaría Civil (antiguo Caminos) y el grado de Enxeñaría de Obras Públicas (la anterior ingeniería técnica). Con estas titulaciones de cuatro años, el alumno puede pasar automáticamente al máster de Enxeñaría de Camiños, Canais e Portos, un estudio de dos años habilitante y necesario para ser ingeniero de Caminos. Aunque ambas líneas llevan al mismo máster, es aconsejable cursar Tecnoloxía si el objetivo es la ingeniería superior, porque el máster exige los conocimientos teóricos que se analizan profundamente durante la citada carrera.

¿Es sensato hacer Caminos después de la crisis de la construcción que se ha vivido en España?

Ignasi Colominas, el director de la escuela, lo tiene claro: «En esta escuela tenemos dos problemas; por una parte, no vienen tantos alumnos como podemos atender y, por otra, no generamos titulados al ritmo que necesita la sociedad». Es decir, las cosas vuelven a estar como hace años, cuando las empresas cogían a los alumnos antes de terminar. El paro actualmente se cifra en el 5 %, cuando la titulación llegó a superar el 17 % de desempleo.

«Es lo suficientemente amplia para trabajar en todos los sectores», explica Colominas, quien enumera por supuesto la construcción de obra civil (carreteras, ferrocarriles, puertos o polígonos industriales, entre otras cosas), la consultoría, la gestión y administración de la obra civil y la explotación de infraestructuras y su mantenimiento y conservación

Una de las grandes ventajas de esta ingeniería es lo adaptable que resulta para seguir una carrera profesional: «Es lo suficientemente amplia para trabajar en todos los sectores», explica Colominas, quien enumera por supuesto la construcción de obra civil (carreteras, ferrocarriles, puertos o polígonos industriales, entre otras cosas), la consultoría, la gestión y administración de la obra civil y la explotación de infraestructuras y su mantenimiento y conservación. Pero también hay un campo en constante crecimiento que es la logística industrial o las energías renovables. José París, subdirector de la escuela, apunta también el valor de estos estudios en campos paralelos de la ingeniería, desde los aviones -«el calculo de estructuras de las alas es similar al de un puente», explica a modo de ejemplo- hasta la automoción: «Los coches tienden cada más a la optimización de los materiales y la reducción de las vibraciones», campos a los que se dedican muchas horas de estudio en esta carrera. La movilidad, la ecología y el control del agua son otros de los campos de referencia de un ingeniero de Caminos.

Leer artículo completo en La Voz de Galícia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar