“Esto es una obra de ingeniería humanitaria”

0

Un equipo de 13 técnicos trabaja sobre el terreno día y noche para salvar los obstáculos que han encontrado

El lunes 14 de enero, tras comprobar que sería imposible absorber la tierra que obstaculizaba el pozo por el que había caído Julen el día anterior, un miembro de la Guardia Civil se puso en contacto con el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Emergió entonces la figura de Ángel García Vidal, responsable del colegio en Málaga, que tras inspeccionar el agujero de la finca de Totalán, el acceso imposible a esa finca por parte de maquinaria pesada y la complejidad de un terreno sin estudio geológico previo, hizo la declaración que ha marcado el rescate contrarreloj de Julen: “Esto no es una operación de rescate sino una obra de ingeniería civil humanitaria”.

Una obra, le faltó decir, con apenas precedentes en España. En la que se han involucrado cientos de personas y decenas de empresas, capital público y privado para ejecutar unos trabajos que en condiciones normales llevarían meses. Bocetos, dibujos, gráficos, llamadas a todo tipo de empresas y expertos y varias reuniones al día están detrás de cada movimiento de operarios y maquinaria sobre el terreno.

García Vidal se ha rodeado de un equipo de ingenieros de confianza: Francisco Javier Cañada Ruiz, Mauricio Delgado Duarte, José Vicente Fossi Armijo, Jorge Gil Muñoz, José Luis Gómez Vargas, Antonio Moreno Sánchez y Mario Muñoz-Atanet Sánchez. Junto a ellos trabajan un director técnico de la Junta de Andalucía, Antonio Nieto, y cuatro ingenieros más de su confianza.

Leer articulo completo en El País

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar