Cirugía de última generación para el puente de la variante Cullera-Favara

0

Unas pilas provisionales situadas sobre plataformas móviles autopropulsadas y coordinadas entre sí telemáticamente colocarán el monumental viaducto de 216 metros y 1.800 toneladas en su posición final

A la maniobra de colocación del viaducto sobre el río Xúquer incluido en la variante Cullera-Favara de la N-332 le falta solo un empuje. La complicada operación de ingeniería civil avanza según los plazos previstos y si no existe ningún contratiempo, estará finalizada en unos días. La instalación de los tramos del puente de 216 metros con un peso de 1.800 toneladas y con elementos metálicos de 30 metros de longitud, fabricados en talleres de Madrid y A Coruña y transportados hasta el lugar de montaje mediante vehículos especiales, supone la parte más vistosa de los trabajos. De hecho, ayer ya se podía ver la rapidez y la precisión con la que están actuando las máquinas.

La gran plataforma, para la que se han aplicado las técnicas constructivas más modernas, está siendo instalada en el margen derecho del río Júcar sobre el pedraplén que constituirá el tronco de la autovía. Y una vez montada, se apoyará sobre pilas provisionales situadas sobre plataformas móviles autopropulsadas y coordinadas entre sí telemáticamente, de modo que se avance el conjunto de la estructura hasta su posición definitiva. El cauce del río se cruzará con parte del puente en voladizo por lo que se ha contrapesado en el lado opuesto colocando las prelosas y hormigonando la losa definitiva. El viaducto de 216 metros tiene como principales mediciones 1.369.666,53 kilos; 336,37 metros de péndolas; 2.666 metros cúbicos de hormigón; 293.930,24 kilos de acero para armar; 5.450 metros de pilotes y 864 metros de pretil metálico.

Un diseño tradicional

El nuevo puente es atirantado, similar en su diseño al que se inauguró en 2007 para detener el deterioro del centenario Pont de Ferro, sometido a una densidad de tráfico excesiva para la escasa dimensión de su calzada. Pero esta vez la plataforma que cruzará el Xúquer está más alejada del casco urbano, en mitad de la superficie de arrozales que rodea la ciudad costera, y formará parte del trazado de la antigua N-332, ahora conocida como autovía A-38.

Su establecimiento permitirá enlazar el tramo de Sueca con un nuevo ramal construido junto a Favara, que evitará tanto la actual travesía de la N-332 que cruza el municipio de la Ribera Baixa, sometido a un tráfico infernal, como la peligrosa recta que conecta Cullera y Favara, origen de frecuentes accidentes, muchos de ellos mortales. Según el Ministerio de Fomento, circulan más de 18.000 vehículos por este tramo, de los que un 12,75 % son pesados.

Leer más en Levante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar