Carreteras que ‘hablan’, coches autónomos y tráfico más seguro: así será la movilidad del futuro

0

El ‘Informe de Tendencias de Transportes (ITT Report) Smart Roads 2019’ presentado por Indra aborda el futuro de la movilidad en las carreteras: elementos interconectados, análisis de datos y mayor sostenibilidad

Hace no muchos años se popularizó la expresión ‘autopistas de la información’ para referirse a internet. Ahora, cuando la red ya forma parte de nuestras vidas hasta en los aspectos más insospechados, el concepto adquiere otro sentido, casi literal, que anticipa las características del transporte por carretera del futuro a todos los niveles: infraestructuras, vehículos… incluso los mismos conductores circularán al mismo tiempo que los datos que generan sus movimientos y las condiciones de las vías. El objetivo es ganar en eficiencia, sostenibilidad y seguridad.

El Informe de Tendencias de Transportes (ITT Report) Smart Roads 2019, presentado por Indra, anticipa buena parte de este nuevo ecosistema en el que la tecnología, la conectividad y el papel protagonista del internet de las cosas (IoT) permitirán no solo cuantificar todos los datos que genera el tráfico rodado sino generar un valor a partir de esos datos y aprovechar su análisis para profundizar en la manera de gestionar la movilidad.

El contexto que describe el documento abre la puerta a las empresas tecnológicas para que participen activamente en el sector adoptando un papel de partners. Conceptos como el IoT, el big data o la inteligencia artificial, combinados con la creciente implantación de la tecnología 5G o el blockchain, por ejemplo, dibujarán un nuevo ‘mapa de carreteras’ para todos los actores.

Tecnología que notaremos en el día a día

¿Pero cómo le afectará esto al conductor medio? Las ventajas son incalculables. Se habla de una mejora en la gestión del tiempo. La tecnología ayudará a mejorar la eficiencia en los desplazamientos. La recogida de datos y su análisis en tiempo real permitirá establecer patrones de tráfico sobre la marcha y automatizar muchos de los parámetros que afectan a las vías, por ejemplo adaptándolas a lo que suceda en un momento determinado, a prevenir el tráfico o a detectar incidencias de cualquier tipo.

Expertos de Indra opinan que todo este flujo de información, apoyado por la inteligencia artificial y la realidad virtual, transformará los centros de control de tráfico en el verdadero cerebro del concepto conocido como Smart Roads al que alude el nombre del documento y que, además de lo expuesto, tendrá otras implicaciones.

Por ejemplo, la conectividad. La tecnología permitirá no solo la comunicación de los vehículos con la vía sino de los automóviles entre sí, lo que es un terreno abonado para la implantación definitiva del coche autónomo como base para una circulación más ordenada y eficiente, en el marco de los llamados Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS). La gran ventaja de esta filosofía no es únicamente una valoración del momento actual sino incluso el pronóstico preciso a varias horas vista del estado de un punto de la red de carreteras.

Leer más en EL ESPAÑOL