Norman Foster y Carlos Rubio rehabilitarán el Salón de Reinos del Prado

0

El Museo del Prado se decanta por la propuesta de esta unión de empresas para llevar a cabo la reforma y ampliación de la pinacoteca

nf

Los arquitectos Norman Foster y Carlos Rubio serán los encargado de rehabilitar el Salón de Reinos del Museo del Prado, según ha anunciado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. De esta forma, entiende, “permitirá dar más visibilidad a sus colecciones, ampliar su capacidad expositiva y desarrollar su misión investigadora”. El anuncio, que ha tenido lugar en el Casón del Buen Retiro de Madrid, se ha producido con la presencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien ha destacado que el proyecto “ha dado con el corazón y la memoria de lo que fue el Salón de Reinos“, además de ponerse a disposición de la pinacoteca.

Con el lema Traza oculta, Foster y Rubio han conseguido imponerse a los ocho finalistas de un total de 47 propuestas iniciales, todas ellas de calidad, según el director del Museo Miguel Zugaza. Con este proyecto, ha indicado el Patronato, se pretende “rentabilizar al máximo el uso museístico en el edificio” y crear “un gran atrio de acceso en la fachada sur” mediante una prolongación para proteger la fachada original.

nf1

Esta incorporación al campus, impulsada por los acuerdos del pacto parlamentario de 1995, es el principal cometido del próximo bicentenario del Museo del Prado, que se celebrará en 2019, y permitirá incrementar el espacio disponible para el museo. “Tiene una doble tipología expositiva que revive el pasado del edificio y dispone de un espacio adicional de gran calidad”, ha apuntado Zugaza.

El diseño seleccionado responde, así, a las necesidades que el museo definió, sin necesidad de excavar nuevos sótanos y realzando los espacios históricos que forman parte del núcleo del edificio. “El proyecto”, ha añadido el presidente del Patronato José Pedro Pérez-Llorca sobre los problemas de filtraciones que surgieron durante la reforma del Casón del Buen Retiro, “respeta la estructura del edificio, por lo que no esperamos encontrarnos con esas aguas porque no las vamos a buscar”. Del mismo modo, fortalece y consolida la identidad del campus del Museo del Prado, proponiendo la peatonalización del eje Parque del Retiro-Paseo del Prado, a través de la calle Felipe IV. “Es una idea prevista en el proyecto pero eso no compromete la voluntad política de las instituciones. Puede ser total o parcial”, ha señalado Pérez-Llorca.

De esta forma, y tras la adhesión del espacio creado por Rafael Moneo en el Claustro de los Jerónimos, en 2007, al edificio de Villanueva y al Casón del Buen Retiro, el Prado afronta su segunda gran ampliación del siglo XXI, al incorporar 5700 metros cuadrados de superficie, de los cuales más de 2500 corresponden a espacios expositivos.

nf2

La elaboración del proyecto, que tendrá un coste de 2 millones de euros, está prevista para comienzos del próximo año, con una duración de 16 meses. En cuanto a las obras de rehabilitación, se estima su comienzo a lo largo de 2018, aunque para el presidente del Patronato es “arriegado” hablar concretamente de ello: “Hay que hacer un anteproyecto, hablarlo con las autoridades y la coincidencia con el bicentenario es un objetivo“.

Leer artículo completo en EL CONFIDENCIAL.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar