Arquitectura de aire

0

Una exposición en Sevilla repasa la trayectoria de una ‘rara avis’ en la arquitectura española: José Miguel de Prada Poole, pionero entre la vanguardia artística, la tecnología y la utopía

El 20 de abril de 1976, el Abc de Sevilla titulaba: “Una pista espacial sobre hielo”. El Hielotrón —que también fue portada de la revista Domus— fue concebido como una máquina térmica. Estaba cubierto por cúpulas neumáticas sujetas por aire, y en el secarral de la España posfranquista pocas cosas se podían parecer más al futuro que aquella burbuja de hielo y aire. Su autor, José Miguel de Prada Poole (Valladolid, 1938), es uno de los arquitectos más singulares del siglo XX español. Pionero de la arquitectura neumática, llegó a las construcciones pop —que caracterizaron el trabajo móvil y desplegable de la vanguardia internacional, representada por Archigram o Archizoom— a través de su interés por las estructuras de respuesta variable (soportes cambiantes). Pero además fue un precursor de la sostenibilidad: todas sus obras minimizaron el consumo energético o crearon microclimas.

Leer más en EL PAÍS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar