Por qué deberíamos todos empezar a beber agua del inodoro

0

En algunas partes del mundo el agua residual que fluye por los desagües, incluyendo los de los inodoros, está siendo filtrada y tratada para que sea tan pura como la de manantial.

El agua tratada del inodoro es tan segura como cualquier otra fuente de agua potable, aseguran los especialistas./BBC Earth
El agua tratada del inodoro es tan segura como cualquier otra fuente de agua potable, aseguran los especialistas./BBC Earth

En algunas partes del mundo el agua residual que fluye por los desagües, incluyendo los de los inodoros, está siendo filtrada y tratada para que sea tan pura como la de manantial.

Puede que en un principio no sea muy sugerente, pero el agua reciclada es segura y sabe como cualquier otra agua potable, embotellada o de grifo.

“De ser algo, el agua reciclada es relativamente dulce”, dice Anas Ghadouani, ingeniero medioambiental y profesor de la Universidad de Australia Occidental, con sede en Crawley, Perth.

Aun así, para alguna gente la perspectiva de beber agua residual reciclada es literalmente algo difícil de tragar.

Pero varias ciudades, asoladas por la sequía y con su población creciendo sin parar, ya la han incorporado en su suministro.

Para que el planeta sea sostenible, es necesario reutilizar; también el agua.

Así que si aún no has bebido agua reciclada, pronto lo harás, creen los expertos.

“Es una obviedad”, dice Ghadouani. “Eso es lo que va a pasar”.

Más que el inodoro

Por supuesto, el agua reciclada no solo incluye agua del inodoro.

Piensa en todo el agua que se va por el desagüe cada vez que limpias una manzana o utilizar la manguera para lavar el coche. Es un recurso sin explotar y abunda.

“De ser algo, el agua reciclada es relativamente dulce”

Anas Ghadouani, ingeniero mediambiental

“Es más barato y es un recurso garantizado”, dice Peter Scales, ingeniero químico y profesor de la Universidad de Melbourne, en Australia. Si una ciudad promedio reciclara todo el agua que desperdicia, ahorraría un 60% del suministro.

A día de hoy es común reciclar agua para el regadío y para otros fines que no incluyen el consumo.

La tecnología que se usa para ello es la misma que se utiliza para potabilizar el agua contaminada.

Hace años que existe, y el proceso incluye varios pasos.

  • Primero se eliminan lo sólidos.
  • Segundo, en un proceso llamado ósmosis inversa, se retiran del agua las partículas más pequeñas.
  • Y por último, como precaución adicional, se utiliza luz ultravioleta para esterilizar el agua de microbios patógenos.

“Podemos suministrar un agua muy pura, más pura de la que se extrae hoy de los embalses y los ríos“, asegura Scales.

Pero inevitablemente, la propuesta sigue generando asco a muchos.

Leer el artículo completo