Las grandes constructoras españolas salen de la crisis

0

La seis mayores firmas españolas crecieron tanto en ventas como en capitalización y apuntan a una recuperación sostenida

Túnel Legacy en Australia construido por Acciona

Las constructoras españolas vivieron en 2015 el primer año de recuperación desde el inicio de la crisis que les golpeó duramente. Así consta en el informe European Power of Construction (Epoc 2015) que elabora anualmente la consultora Deloitte con las 50 primeras constructoras europeas. En 2015, crecieron tanto las ventas totales como la capitalización de mercado de las seis mayores constructoras españolas, una circunstancia que no se producía desde que estallara la crisis y el pinchazo inmobiliario.

España sigue ocupando el segundo lugar en el ranking de las ventas totales por país, con seis compañías clasificadas entre el 2 y el puesto 28. Las ventas de las seis grandes (ACS, Ferrovial, Acciona, FCC, OHL y Sacyr) alcanzaron los 64.964 millones de euros, un 3% más que en 2015, y la capitalización conjunta de estas formas se elevó a 32.636 millones de euros, con un 6% de revalorización anual. En 2014, cayeron las ventas un 5% aunque la capitalización subió un 12%, en la línea general de subida bursátil del Ibex 35.

Con todo, la evolución de las constructoras españolas fue notablemente peor que la media de las primeras 50 firmas europeas, cuyas ventas conjuntas crecieron un 5% mientras que el valor en Bolsa aumentó un 21%. Este aumento es en gran parte resultado del crecimiento alcanzado por los grupos del Reino Unido (por el impacto de la apreciación de la libra esterlina frente al euro), así como el buen comportamiento de grupos como los españoles Ferrovial y OHL y la italiana Impregilo, según la consultora.

Aumento de Ferrovial

El informe destaca que Ferrovial , con un aumento de ventas del 10% y un incremento del 27% de la capitalización bursátil, fue la única compañía de entre las diez primeras que logró en 2015 un crecimiento de dos dígitos en ambos parámetros

La clasificación por volumen de ventas sigue liderada por la francesa Vinci, seguida de la española ACS y Bouygues, las tres con más de 30.000 millones de euros en ventas. El podio se ha mantenido constante desde 2012, y representa el 35% de la facturación total obtenida en 2015 por los 50 mejores grupos.

Por países, al igual que en años anteriores, Francia domina el top 50 en términos de ventas totales y de capitalización de mercado, con tres empresas situadas entre las cinco primeras (Vinci, Bouygues y Eiffage), que registraron un aumento de más del 25% de la capitalización bursátil.

En general, la mejora de las perspectivas para la economía europea ha contribuido a la evolución positiva de las mayores constructoras en los mercados de valores. Desde 2012, la clasificación por capitalización de mercado está liderada por Vinci, Ferrovial y Bouygues.

Vinci logró el mayor aumento en términos absolutos (casi 8.000 millones de euros), mientras que Taylor Wimpey alcanzó el porcentaje de crecimiento más significativo (56%). La francesa aumentó la brecha con su rival más cercano, Ferrovial, desde 14.822 millones de euros en 2014 a 19.531 millones de euros en 2015. El valor de mercado de las 50 mayores constructoras es mayor de lo que era antes del inicio de la crisis financiera en 2007.

La inversión se recupera

Después de la fuerte contracción de la industria de la construcción global causada por la crisis financiera de 2008, la inversión en construcción en la UE ha crecido a un ritmo moderado y estable desde 2014. Las previsiones indican que se espera que continúe aumentando en 2016 (2,4%) y acelerar su expansión en 2017 (3,1%). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el crecimiento no se logró en todos los países que forman la UE. En 2012 y 2013, cuando las políticas de reducción del déficit implementadas por los gobiernos eran especialmente graves, la inversión en construcción en la UE disminuyó un 3,1% y 2,5%, respectivamente.

 “Las constructoras españolas se están recuperando y se prevé que aumente la inversión por la necesidad de infraestructuras básicas en países en desarrollo, aunque la cartera de obras nacional tenía tanto peso en estas empresas que será difícil recuperar los niveles de antes de la crisis, solo por los contratos en el exterior”, señala Javier Parada, socio responsable del sector de Infraestructuras, Construcción e Inmobiliario de Deloitte.

Leer artículo completo en EL PAÍS.