Las aguas residuales delatan cómo se dispara el alcohol durante las Fallas

0

“Durante la semana de Fallas el consumo de alcohol en el área metropolitana de Valencia se incrementa aproximadamente una media de dos cervezas por cada habitante en el rango de edad de 15 a 65 años”

Un gran número de personas contemplan la mascletá que se ha disparado este mediodía en la plaza del ayuntamiento. EFE/Kai Försterling
Un gran número de personas contemplan la mascletá que se ha disparado este mediodía en la plaza del ayuntamiento. EFE/Kai Försterling

El consumo de alcohol de una población se puede medir por la presencia en aguas residuales de un metabolito que se excreta por la orina: el etilo sulfato. Investigadores de la Universidad de Valencia han usado esta técnica para comprobar que el consumo de alcohol se incrementa un 400% los tres últimos días de Fallas, y que el 19 de marzo, día de la Cremà, logra un pico de hasta seis veces más de los valores habituales.

Durante la semana de Fallas el consumo de alcohol en el área metropolitana de Valencia se incrementa aproximadamente una media de dos cervezas por cada habitante en el rango de edad de 15 a 65 años”, según Yolanda Picó, cLas-aguas-residuales-delatan-como-se-dispara-el-alcohol-durante-las-Fallas_image_380_largeatedrática del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia.

Investigadores de esta universidad, y del centro CIDE (UV-CSIC-GV), publican en la revista Science of the Total Environment  un estudio donde muestran que el consumo medio de alcohol pasa de 15 mililitros por habitante y día (incluyendo los fines de semana) a 55 ml/hab/día en Fallas, es decir, “el consumo de alcohol se cuadruplica”, según la científica. El día de más consumo, el 19 de marzo o día de la Nit de la Cremà y el final de las Fallas, el consumo de alcohol se incrementa hasta un 600%.

El 19 de marzo o día de la Nit de la Cremà el consumo de alcohol se incrementa hasta un 600%

El etilo sulfato que se excreta en la orina es un buen biomarcador del consumo de alcohol y se detecta su presencia en aguas de depuradora.

El estudio se realizó a partir de muestras de aguas residuales recogidas del 7 al 20 de marzo de 2014 provenientes de tres depuradoras del área metropolitana de Valencia: Pinedo I, Pinedo II y Quart-Benàger. La presencia de la cantidad de alcohol se ha podido determinar por la presencia de una molécula: el etilo sulfato. Una vez el alcohol se ingiere, se degrada, entre otros, a dos metabolitos que se excretan por la orina: el etilo sulfato y el etilo glucurónido. El primero es estable en agua y por lo tanto es un buen biomarcador para determinar el consumo de alcohol a partir de su presencia en las aguas de depuradora.

Leer el artículo completo en SiNC

Puedes compartir en