La guía definitiva para encontrar trabajo, según el empleado de moda en EEUU

0

Todo el mundo lee su blog, puesto que ha conseguido negociar un gran sueldo a pesar de haber estado hasta hace poco en paro. Estos son los trucos de Haseeb Qureshi

Haseeb Qureshi

Durante los años más agudos de la crisis se popularizaron los artículos que nos animaban y ayudaban a encontrar trabajo. Muchos empleados, sobre todo los de mayor edad, se habían visto de la noche a la mañana en el paro, personas que quizá nunca habían tenido que enfrentarse a una entrevista de trabajo o, simplemente, a la búsqueda de empleo. Los viejos modelos de ascenso en la empresa o enviar currículos estaban desfasados desde hace años, no digamos ahora.

Para entender un poco mejor cómo funciona el mercado de trabajo puede ser útil echar un vistazo a un post que ha publicado en su blog Haseeb Qureshi, relativamente famoso por haber conseguido negociar un sueldo de entrada de 250.000 dólares para su puesto como ingeniero de Airbnb, cuando la oferta inicial había sido simplemente de 120.000. Una experiencia que dice mucho de su habilidad a la hora de tocar los puntos sensibles en la psicología de la gente.

Hay que llamar a cuantas más puertas mejor, y esto no se reduce a enviar currículos, ni mucho menos

Su propia historia personal es bastante llamativa. Se trata de un antiguo jugador de póker con una licenciatura en Lengua y Literatura que, harto de ser rechazado en todos los trabajos, decidió aprender código por su cuenta y lanzarse a las procelosas aguas del ‘networking’ en Silicon Valley, uno de los entornos más competitivos que se pueden imaginar. Gracias a ello, y a los consejos que presentaremos a continuación, consiguió que le ofreciesen puestos de trabajo en gigantes tecnológicos como Google, Uber o Yelp, o embolsarse un sueldo envidiable en la compañía de alquiler de viviendas. Y aunque recomienda tomarlo con precaución, porque es su propia experiencia y quizá no sea transferible a otros casos, nos sirve para guiarnos en la oscuridad.

Leer artículo completo en EL CONFIDENCIAL.