Adjudicaciones de Obra Pública en la Antigua Roma y la Solución para los Sobrecostes

0

Los publicani eran empresarios privados o incluso sociedades (societates publicanorum) a los que se recurría para la construcción de la obra pública

Acueducto

Todas las adjudicaciones de “lo público” (obras, explotaciones de servicios, suministro de bienes, licencias…) hoy en día se hacen siguiendo un procedimiento regulado, transparente, lícito y, lógicamente, público -siempre que no le dé por husmear a algún juez o periodista y destapar que no ha sido así-. Pues de una forma muy parecida actuaban en Roma a la hora de adjudicar lo publicus, con la diferencia de que aquí no había nadie que se atreviese a husmear.

No sólo en este campo de lo publicus se sirvió la República de los publicani, también fueron los encargados de la explotación de bienes públicos (minas, salinas, tierras…) e incluso de la recaudación de impuestos de las provincias romanas. La adjudicación de dichas actividades se hacía mediante subasta al mejor postor (del latín sub, bajo y hasta, lanza; cuando los soldados terminaban la batalla, clavaban la lanza y debajo bajo ella todo el botín que era vendido al mejor postor). De esta forma, las arcas del Estado recibían dinero periódicamente y de cuantía asegurada por el arrendamiento de estos bienes públicos, normalmente de cinco años, además de quitarse de un plumazo la ingrata labor de la recaudación de impuestos. Pero como buen pueblo bañado por el Mediterráneo, los publicani forzaron demasiado su posición de privilegio para conseguir mayores beneficios. Como su margen de beneficio estaba en la diferencia entre lo pagado para la adjudicación y lo conseguido mediante la explotación directa, exprimieron al pueblo y cometieron todo tipo de abusos, llegando a ser los responsables de algunas revueltas que hubo que sofocar con el envío de las legiones. Augusto les despojó del privilegio de recaudar impuestos y los publicanituvieron que reinventarse pasando a actuar más en negocios puramente privados que en lo público.

Leer artículo completo en Historias de la Historia