Un funicular español en las cataratas del Niágara

0

El ingeniero Leonardo Torres Quevedo es el artífice del ‘Spanish Aerocar’, un original transbordador que desde 1916 funciona en la famosa cascada de Canadá

01NiagaraAerocar6-simulated_dreams--575x380

Quien más quien menos reconoce en Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) a uno de los inventores españoles más prolíficos de todos los tiempos. Pocos recuerdan, sin embargo, cuál fue su contribución a la ciencia y eso que algunos de sus artilugios causaron verdadero furor en la época. Matemático e ingeniero de caminos, es el padre de un gran número de sofisticadas máquinas; la mas alta tecnología que conoció el último tercio del siglo XIX y primero del XX. Y, sin embargo, sigue siendo un gran desconocido. De su destacado ingenio salieron diversos mecanismos algebraicos (un artefacto electromecánico de cálculo, un aparato para realizar multiplicaciones, el logaritmador binómico), un puntero proyectable, una balanza automática, un indicador de coordenadas, un artilugio para tomar discursos sin taquígrafo, el telekino (un autómata que ejecutaba órdenes transmitidas mediante ondas hertzianas), un dirigible y un transbordador funicular aéreo. Este último, conocido como ‘Spanish Aerocar’, es uno de los grandes inventos que aún siguen en pie y que desde su creación en 1916 permanece unido a uno de los rincones más visitados del planeta: las cataratas del Niágara.

Leonardo Torres Quevedo nació por accidente en Santa Cruz de Iguña (Molledo, Cantabria) ya que su padre, un ingeniero de Bilbao, trabajaba en la línea del ferrocarril de Isabel II que uniría Santander y Alar del Rey. Siguiendo los pasos de su padre, ingresó en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos en 1871, para graduarse, cuarto de su promoción, en 1876. Al terminar sus estudios, comenzó a trabajar para la misma empresa de ferrocarriles en la que ejercía su padre, pero al poco tiempo abandonó su puesto para viajar por Europa y conocer los avances tecnológicos y científicos que se estaban desarrollando fuera del país.

Leer el árticulo completo