Raíles hacia Oriente Próximo

0

El tren de alta velocidad y el metro de Arabia Saudí son los mayores proyectos. Los ‘petropaíses’ invertirán 300.000 millones de euros en los próximos 10 años en obras ferroviarias.

FCC se adjudicó la construcción del segundo mayor contrato en la zona, el metro de Riad. Por delante está el AVE a La Meca (abajo), que lleva un consorcio español. / Cinco Días
FCC se adjudicó la construcción del segundo mayor contrato en la zona, el metro de Riad. Por delante está el AVE a La Meca (abajo), que lleva un consorcio español. / Cinco Días

Desde hace unos años, los petropaíses de Oriente Próximo y el golfo Pérsico se han convertido en una especie de maná para las constructoras españolas. El año 2016 será clave para la materialización de algunos de estos proyectos. Cerrado el grifo en casa por los efectos de la crisis, las empresas españolas decidieron salir al exterior, apostar por la globalización y participar en las grandes licitaciones internacionales.

Se han llevado el gato al agua, la adjudicación y el contrato, en casi todos los megaproyectos de esta boyante zona. De Arabia Saudí a Emiratos, de Qatar a Omán y de Egipto a Turquía, las españolas acaparan obras metro a metro, sobre raíles, kilómetros de autopistas, refinerías, depuradoras y otros. Renfe, Adif, OHL, FCC, Talgo, ACS o Indra son referentes internacionales.

Solo en infraestructuras de ferrocarril y metro, la Asociación Ferroviaria Española (Mafex) cifra en 300.000 millones de euros las inversiones que estos países tienen previsto efectuar en los próximos 10 años. En el camino, no todo ha sido fácil, también ha habido algunos contratiempos.

La joya de la corona de todas estas adjudicaciones es la construcción del tren de alta velocidad a La Meca. Conocido como el tren de los peregrinos, porque unirá las ciudades santas de Medina y La Meca, o el tren del desierto, porque buena parte de los 450 kilómetros de su recorrido discurren por una zona árida e inhóspita, fue adjudicado a un consorcio español por 6.737 millones de euros.

La cifra más alta de todos los contratos españoles y el proyecto más ambicioso y más complejo, precisamente por las condiciones climatológicas. El consorcio está formado por Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Ineco, Indra, OHL Internacional, Renfe y Talgo, junto con las saudíes Al Rosan y Al Shoula, que forman Al Shoula Group.

Leer el artículo completo en Cinco Días

Puedes compartir en