Niñas, las ‘mates’ no son cosa de ellos

0

Un estudio de la revista ‘Science’ ha concluido que con la edad las chicas se ven menos brillantes que los niños.

Puede ser verdad porque, al fin y al cabo, los ingenieros son chicos. Se ha ido poniendo esa etiqueta de que es cosa de chicos. Se sabe que es difícil, así que puede ser que algunas crean que no son capaces”. Es Ana Rubio, 11 años, primera de su clase. Reacciona así cuando se le pregunta por el estudio publicado por ‘Science’ hace unos días en el que se constata que, con la edad, las niñas se ven menos brillantes que los niños. La frase de Ana cuadra con el resumen del trabajo: “Los estereotipos asociados con un nivel alto de habilidad intelectual son más de hombres que de mujeres”. ¿Cómo se llega a esos estereotipos? Ahí está el meollo de la cuestión.

A la hermana de Ana, Paula, segundo de Bachillerato, los estereotipos le han dado igual. Está en el tecnológico y son apenas una docena de chicas del total de 45. El experimento realizado en el artículo de ‘Science’ consistió en una serie de preguntas a niñas y niños de cinco y seis años. Los autores dan por hecho que está asumido que ser brillante, un genio o tener un talento especial se da más en los hombres que en las mujeres y que, por ese estereotipo, las chicas no se sienten atraídas por las carreras más técnicas. Un poco la tesis de Ana. En el estudio participaron 400 niños y niñas y, a los seis años, ellas eran más reticentes a ver a personas “muy, muy listas” como de su género.

A los grupos se les hicieron tres pruebas en las que se les pedía, por ejemplo, que identificaran a una persona muy brillante protagonista de una historia. Hubo más niñas que señalaron a un hombre que niños a mujeres. Y eso, según el estudio, se acentúa con la edad. Luis de la Herrán, psicólogo experto en infancia en Bilbao, explica el estudio: “Cuando las personas descubrimos el mundo, intentamos, por economía psicológica, con el menor número de datos, inferir conclusiones para hacer más sencilla nuestra supervivencia. Son conceptos básicos de la psicología evolutiva y social. Pues bien, dependiendo de las influencias ambientales que experimente una niña de entre 6 y 12 años, van a ser conscientes de los roles de cada persona que les rodea, van a simplificar y abstraer de los comportamientos que observan. Los roles sociales masculinos y femeninos son captados rápidamente por los niños en crecimiento“.

¿Qué pasa en las clases? Nena García Paine tiene una asociación en Málaga a la que van 200 niños de cuatro a 17 años a hacer los deberes de lunes a viernes, en una barriada humilde de Málaga. “Yo no aprecio eso. Las niñas que vienen aquí son igual que los niños. Quieren aprobar y llegar a la universidad”, explica. Hay 20 niños haciendo ‘Smartick’, un método de enseñanza on line de matemáticas: No hay ninguna diferencia en cómo lo hacen las niñas y los niños. Si acaso, ellas suelen corregir más a menudo sus sesiones, son más perfeccionistas, explica Carmen Mas, de la start up tecnológica. Quizás ayuda que lo hacen solos, frente al ordenador, sin la presión del grupo. Germán Bernal, fundador de Planeta Explora, un centro dedicado a la divulgación de la ciencia para niños, dice que no nota ninguna diferencia de confianza y autoestima entre géneros. “Nada”, dice tajante. Se ponen las gafas de laboratorio todos con el mismo entusiasmo.

Leer artículo completo en EL MUNDO.