Los ingenieros, ese perfil escaso y deseado

0

Son los más buscados pero hay un problema: la escasez que tiene España de perfiles técnico

Porque la demanda de ingenieros, según datos de la consultora Mur & Martí, especializada precisamente en la búsqueda y selección de estos perfiles profesionales, se ha incrementado en un 20% en los últimos años, mientras que el número de matriculaciones en las carreras denominadas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) se ha reducido prácticamente en la misma proporción. En España, de los 1.321.907 matriculados en la universidad en el curso 2015-2016, según datos del Ministerio de Educación, 254.327 lo hicieron en ingenierías y arquitectura. Y si se echa la vista atrás y se compara el dato con el de hace una década, se observa que esta rama universitaria se ha dejado por el camino el 28,7% de sus alumnos, con descensos anuales del 9,2%. En el curso 2004-05 se matricularon 385.904 futuros ingenieros, y diez años más tarde, 274.976.

“Es necesario que se estimule la aparición de vocaciones, y debe ser el Estado quien debe actuar para gestionar el problema en los distintos niveles de educación, ya que es imprescindible que el país apueste por el sector industrial”, afirma Carmen Mur, socia fundadora de la citada consultora.

También lo corrobora el último informe sobre la situación laboral de los graduados en Ingeniería de la rama industrial, elaborado por el Colegio de Graduados en Ingeniería rama industrial e Ingenieros Técnicos Industriales de España (Cogiti), que pone de manifiesto las buenas perspectivas laborales en el sector de la industria y la ingeniería, hecho que contrasta con las dificultades que tienen las empresas para encontrar el talento que necesitan.

Es más, el estudio señala que el 72% de las compañías del sector incrementará su plantilla a lo largo de este año, pero también manifiesta que tiene problemas para fichar a las personas idóneas. Existe, por tanto, un desajuste entre las habilidades que buscan los empleadores y las que tienen los profesionales. Por ello, es fundamental, apuntan, que los ingenieros sigan formándose a lo largo de la vida: un 97% afirma que sigue cursos de formación continua, y el 67% señala que prosigue su formación universitaria con grados, másteres o doctorados. A ello hay que añadir las exigencias, por otro lado, cada vez mayores, para cubrir un puesto de ingeniero. “Las empresas demandan la polivalencia que tienen los industriales, ya que su base generalista es muy amplia y luego pueden adaptarse a las diferentes labores dentro de las empresas”, opina el presidente del Cogiti, José Antonio Galdón.

Leer artículo completo en CINCO DÍAS.