Los ingenieros de caminos abordan la transformación urbana de Madrid

0

Los intervinientes del coloquio coinciden en la necesidad de “proyectos globales e inteligentes” que traten la movilidad y el transporte en la capital

La Demarcación de Madrid del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha celebrado el coloquio sobre la remodelación de la Plaza de España, la peatonalización de la Gran Vía y la ampliación de la Castellana del Plan Madrid Puerta Norte. El acto transcurrió con una ronda inicial de intervenciones por parte de los expertos, tras la cual han mantenido un debate con los asistentes.

El decano de la Demarcación de Madrid, Miguel Ángel Carrillo, abrió las intervenciones hablando del papel significativo de los ingenieros de caminos en materia de urbanismo y puntualizando que los Ingenieros de Madrid “han participado y participan en los procesos urbanísticos de Plaza de España y Castellana y participarán en el de Gran Vía cuando acabe la consulta ciudadana”.

El ingeniero de caminos Jaime Aldama Caso ha apuntado que “habría que evitar la concentración de actividades en un solo punto”, añadiendo que “la Gran Vía debe tender a expandir el centro hacia zonas más amplias, incluyendo los barrios aledaños y calles limítrofes”. Además, señala que desde el punto de vista técnico la reducción del tráfico debería abordarse con una visión más amplia, estudiando los problemas que puede ocasionar la peatonalización completa”.

Para Aldama “las soluciones de movilidad y transporte deben estar perfectamente estudiadas en los planes de transformación: debe ser una Gran Vía ordenada, que tenga sistemas de accesos controlados y un control inteligente como el de la M-30”. De todos modos, según este experto “el proyecto de Gran Vía será el elemento complementario de Plaza de España”.

“Una Plaza de España permeable y sostenible”

Entre los intervinientes ha estado el vocal de la Junta Rectora del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, Adolfo Merás, quien ha participado activamente en el proceso sobre la reforma de Plaza de España desde su comienzo hace más de un año.

Merás ha recordado que los puntos en los que coincidían los 17.000 encuestadosen el proceso de participación eran que los accesos a la plaza fueran abiertos, que el parking se compartiera entre residentes y no residentes, recuperar las zonas de plaza y reducir el tráfico, soterrándolo en la medida que se pudiera.

“De los 75 proyectos que llegaron al concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Madrid, quedaron cinco finalistas y, después, por votación de los expertos se seleccionaron los dos finalistas que se están votando en estos días”, ha contado Adolfo Merás, coincidiendo ambos en “una plaza permeable y sostenible, en la que se busca tener una gran zona peatonal que se una con la de Debod y Bailén, eliminar el viaducto y resolver el tráfico de salida y de entrada por la cuesta de San Vicente mediante túneles en dos niveles”. Para este ingeniero los proyectos finalistas coinciden en “trabajar por una ciudad abierta y accesible”.

Leer artículo completo en EL MUNDO.