La presa de Mosul está cerca de derrumbarse

0

Prácticamente desde su puesta en funcionamiento, la presa de Mosul sufrió de carencias estructurales, con necesarias mejoras y reparaciones constantes

Presa Mosul

Construida en 1986 por Saddam Hussein, la presa de Mosul ha sido desde entonces una de las obras de ingeniería más notables de Irak. Años de inestabilidad gubernamental y de conflicto bélico podrían poner fin a su aventura: su estado está tan deteriorado, por falta de mantenimiento continuado, que la presa de Mosul corre serio riesgo de derrumbarse. Las posibles consecuencias de tal desastre son tan sólo teóricas, pero tenemos antecedentes en nuestra historia que permiten intuir cuál sería la magnitud de la tragedia.

Antes de ello, observemos en detalle qué ha sucedido en Mosul. El embalse represa las aguas del Tigris, uno de los dos ríos que vertebran el país de norte a sur y que fue testigo del inicio de la civilización, con una capacidad de almacenamiento de 11.1 kilómetros cúbicos de agua. Ha sido desde su construcción la presa más grande de Irak, y una de las cuatro más importantes de Oriente Medio. En esencia, ofrece electricidad a la importante ciudad de Mosul, de más de un millón y medio de habitantes y la más relevante del norte de Irak.

He aquí parte del problema: Mosul ha sido objeto de crudísimos combates entre ISIS y las fuerzas kurdas de Irak. La presa se ubica río arriba, algunos kilómetros al norte de la ciudad, y aunque ahora está en manos de las tropas kurdas, fue controlada por el ejército salafista durante dos meses. Mientras los combates por el control de Mosul continúan, con una posible y sustancial derrota de ISIS, nadie se ha preocupado por el mantenimiento y control del dique. Eso ha repercutido en su salud arquitectónica, de por sí muy frágil.

1366_2000-

Prácticamente desde su puesta en funcionamiento, la presa de Mosul sufrió de carencias estructurales, con necesarias mejoras y reparaciones constantes. Al ubicarse sobre un terreno karst compuesto principalmente de yeso, y por tanto fácilmente erosionable, las filtraciones han sido constantes, así como las intervenciones. Un equipo de técnicos del ejército estadounidense llegó a definirla en 2006 como “la presa más peligrosa del mundo”, previendo, en caso de derrumbe, una gigantesca ola que inundaría no sólo Mosul sino también Bagdad, centenares de kilómetros río abajo. Ahora, esa posibilidad es real.

Ver el artículo completo en Magnet