Hyperloop: la próxima estación del transporte del futuro

0

El proyecto de tren del futuro encara la recta final de su fase teórica con la incógnita de si podrá convertirse en realidad en el futuro.

“Elon Musk es muy listo. Él tenía una idea, pero no sabía cómo hacerla. Así que montó un concurso, convocó a universidades de todo el mundo, y ahí entramos nosotros”. Vilz Tord, Director Creativo del proyecto Hyperloop de la Universidad Politécnica de Valencia, recibe a 20MINUTOS.ES en el campus en el que cinco amigos, todos ellos estudiantes, emprendieron el reto de cambiar el transporte para siempre. Entre impresoras 3D, maquetas y pequeños prototipos con los que probar su tecnología a escala e incluso una máquina para fabricar placas solares (que no utilizan), un equipo de treinta jóvenes trabaja a destajo para pulir cada una de las aristas de su sistema. El Hyperloop UPV es un prototipo de tren que puede sobrepasar los 1.000 kilómetros por hora (más velocidad de crucero que un vuelo comercial que, según fuentes del Sindicato Español de Pilotos consultadas por 20minutos.es, es de unos 900 km/h), energéticamente eficiente y medioambientalmente sostenible. La idea original, pese a la visión actual de Musk, tiene más de un siglo de existencia. A finales del siglo XIX, comenzó a diseñarse de forma teórica un sistema de cápsulas que circulaban por un tubo al vacío gracias a los campos magnéticos. Su principal ventaja es que este tipo de transporte se libera de una de las trabas a las que se enfrentan todos los medios de transporte disponibles hoy en día: la fricción.


“El tren bala japonés utiliza un sistema similar, de levitación magnética. Evita la fricción con los raíles pero no con el aire”, afirma Sánchez. El sistema nipón flota sobre los raíles, con los que no llega a tocarse. Hyperloop va un paso más allá: su cápsula viaja por un sistema de tubos prácticamente al vacío, lo que evita cualquier rozamiento. La única energía que se consume se emplea para arrancar y frenar, pues una vez la cápsula alcanza velocidad, circula por sí misma. De hecho, incluye un sistema que filtra y aprovecha el poco aire restante dentro del tubo para impulsarse.

Leer artículo completo en 20 MINUTOS.