El carbón podría convertirse en un combustible limpio

0

Carbon Clean Solutions -CCS- es una compañía india con sedes también en el Reino Unido y los Estados Unidos.

Está especializada en el desarrollo de tecnologías químico-industriales para capturar el dióxido de carbono -CO2- e investigar nuevas fuentes de energía barata.

El carbón, que dio pie al desarrollo de nuestra primera era industrial, es un combustible en claro retroceso. Su combustión genera grandes cantidades de gases perjudiciales para la atmósfera y otros elementos, como el azufre o las partículas sólidas, muy nocivos para los seres vivos y que requieren ser filtrados. En los países más desarrollados, el carbón está en vías de desaparición del ciclo energético y su extracción a gran escala parecía haber pasado para siempre a la historia. Sin embargo, en España las centrales térmicas alimentadas con carbón representan todavía el 20% de la producción eléctrica total.

No es el caso de otros países, en los que la dependencia del carbón por motivos económicos es total y muy difícil de sustituír por el momento. Ejemplos son China, India o, más cercana, Polonia. Sus centrales térmicas siguen funcionando a pleno rendimiento y las tecnologías actuales no son capaces de reducir esas grandes cantidades de emisiones, que perjudican el medioambiente y aceleran el efecto invernadero. Incluso naciones muy desarrolladas se plantean volver a utilizar sus abandonados yacimientos carboníferos, como ha declarado recientemente el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Convertir el CO2 en bicarbonato

La llegada de la electrificación al automóvil pasa obligatoriamente por una producción de origen limpio, lo cual no es el caso de las centrales térmicas. Y es aquí donde Carbon Clean Solutions aporta una interesante alternativa para seguir utilizando el carbón sin contaminar el medio ambiente.

El mérito de la empresa india es doble puesto que no recibe subvenciones y su sistema sería perfectamente aplicable a cualquier central de las que funcionan actualmente. Se trata de un proceso que captura mediante una reacción química el CO2 liberado por la chimenea de la caldera donde se quema el carbón y lo transforma en bicarbonato de sodio, una substancia inocua y aprovechable para otros fines.

Leer artículo completo en EL ECONOMISTA.