Cubipod, un innovador elemento con sello español para construir diques de abrigo

0

OHL ha desarrollado, en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia, un innovador elemento de escollera artificial, patentado a nivel internacional y cuyo diseño incorpora destacadas ventajas

Morro de dique de abrigo

Los puertos marítimos soportan gran parte del comercio mundial y son infraestructuras básicas para el crecimiento económico y el desarrollo de los países, pues más del 80% de las mercancías que se comercializan se mueven por vía marítima. De hecho, en España, el aumento del tráfico portuario ha contribuido, de forma destacada, a la consecución del récord de exportaciones: movió 509 millones de toneladas el año pasado y se espera que suba a 590 millones en 2020, según anunció el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Los puertos, son esencialmente, zonas resguardadas de la fuerza destructiva del oleaje. En España, a diferencia de otros países europeos, una gran parte de las infraestructuras portuarias están situadas fuera de la protección natural que ofrecen bahías y estuarios, por lo que ha sido necesario construir diques de abrigo para su protección, infraestructuras que soportan y contienen el embate violento del mar y permiten disponer de las aguas tranquilas que precisan los puertos.

Los diques de abrigo son estructuras artificiales que se construyen mediante la superposición de capas de distinta naturaleza integradas por diferentes materiales. En su capa exterior, conocida como manto de protección, que es la directamente expuesta a la fuerza destructora del oleaje, se emplean en España, desde hace décadas y de forma muy mayoritaria por la seguridad que ofrecen, los bloques cúbicos de hormigón aunque, en otras partes del mundo, los elementos más empleados son otros más esbeltos denominados “bulky”.

Detalle de careado de Cubipod

Como alternativa a todos ellos, OHL ha desarrollado, en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia, Cubipod, un innovador elemento de escollera artificial, patentado a nivel internacional y cuyo diseño incorpora destacadas ventajas. Entre ellas, su gran robustez -la mayor del mercado- y resistencia estructural, al tiempo que sus protuberancias troncónicas en cada una de sus seis caras impiden el adoquinamiento (colocación cara contra cara, una de las principales causas de fallo de las piezas cúbicas). También destacan su elevada estabilidad hidráulica, su económico coste de producción, su facilidad de fabricación, acopio y colocación, o su elevada flexibilidad frente al oleaje y posibles asientos del terreno, sin limitación de tamaño o profundidad.

Estas características son especialmente ventajosas en puertos con grandes alturas de ola de diseño o en zonas sísmicas, ubicaciones en las que Cubipod supera en prestaciones técnicas, seguridad, sostenibilidad y coste a cualquier otra opción existente.

Leer reportaje completo en HISPANIDAD