Fomento solo puso en marcha 14,2 kilómetros de nuevas carreteras en 2016

0

El frenazo en la inversión pública provoca una caída del 95% en la puesta en servicio de red viaria

El frenazo en la inversión pública ha pasado factura a las carreteras españolas. El Ministerio de Fomento solo puso en servicio el último año 14,2 kilómetros de nuevas carreteras, en Burgos y A Coruña, lo que supone un 95% menos que en 2015. El desplome en la construcción de vías (autovías, carreteras convencionales y ampliaciones) se debe, en parte, a la paralización de nuevos proyectos por el Gobierno en funciones y al descenso de licitaciones acumulado desde 2011, según los datos de la patronal de concesionarias y constructoras Seopan a los que ha tenido acceso este periódico.

El desplome de 2016 en la realización de nuevas carreteras es el último capítulo de un proceso de bajas inversiones por parte del Estado desde la crisis. “El camino más fácil es recortar en infraestructuras”, explica Emilio González, profesor de economía de ICADE. Fuentes del Ministerio de Fomento y de la Dirección General de Carreteras atribuyen el descenso a las obras todavía en construcción. Es decir, se debe a la falta de finalización de determinados tramos que impiden la puesta en servicio del total de la carretera. Lo que ocurre es que este motivo se repite cada año en una media similar, por lo que no explica el desplome del 95% en 2016. Lo que sí puede ser una causa es que entre 2012 y 2015 no se licitó ninguna obra de carretera superior a seis millones de euros, según publicó Seopan este jueves. En 2011, por ejemplo, este tipo de proyectos alcanzaron los 2.924 millones.

Los presupuestos ejecutados por el Ministerio de Fomento tuvieron un punto de inflexión en 2009. Si se compara lo invertido ese año con los datos de 2014, último ejercicio del que existe registro oficial de Fomento en el Informe anual de los transportes y las infraestructuras, la caída ha sido del 45,69%. En 2009, la Dirección General de Carreteras invirtió 4.003 millones de euros (2.673 millones para la realización de nueva vía y 1.330 millones para conservación), mientras que en 2014 el ministerio solo dedicó 2.174 millones de euros (1.325 millones para nueva red viaria y 849 millones de euros para conservación).

Leer artículo completo en EL PAÍS.