Canal de Panamá: viaje a la mayor obra de ingeniería del siglo XXI

0

Cinco siglos después de que Carlos I proyectara unir los océanos Atlántico y Pacífico, los herederos de su imperio han cumplido su sueño con la ampliación del canal

Canal de  Panama
En medio de la selva tropical, en el istmo que separa los océanos Atlántico y Pacífico, el emperador Carlos I imaginó la mayor obra de ingeniería de la historia: un canal que uniera las dos grandes masas de agua y permitiera a los buques españoles cargados de oro llegar a España desde las Américas sin jugarse la vida de sus marineros en el austral Cabo de Hornos.

A pesar de ser el hombre más poderoso de su época, hasta el punto de que en su imperio nunca se puso el sol, la inviabilidad del proyecto redujo las aspiraciones del monarca al Camino de Cruces, un sendero entre Panamá y la ciudad que dio nombre a esta obra, ubicada a orilla del río Chagres, desde donde se podía navegar hacia el Mar Caribe.

Quinientos años después, Carlos I ha visto como los herederos de su imperio han conseguido cumplir aquel sueño. El próximo martes, 31 de mayo, Sacyr entregará a la autoridades panameñas la ampliación del Canal de Panamá, la mayor obra de infraestructuras del siglo XXI, capaz de superar el hito que ya supuso el primer juego de esclusas del Canal, inaugurado en 1914.

Con 427 metros de largo y 55 de ancho, las nuevas esclusas permiten doblar las dimensiones del canal actual, y lo hacen con sólo una vía, por la que discurren megabuques capaces de transportar hasta 12.500 TEUs (contenedores), y con un menor impacto ambiental, ya que a diferencia de la anterior, esta obra recupera el 60% del agua que utiliza, gracias a un juego de tres grandes piscinas donde se almacena el preciado líquido, lo que permite gastar un 7% menos que las esclusas existentes, y eso, a pesar de ser una infraestructura mucho mayor.

Leer artículo completo en EL CONFIDENCIAL